top of page
Post: Blog2 Post

Conversación con Laura Kwiecień de Polonia


Joe Webb - Lit up 2021


Kasia - ¿Qué te dirías a ti misma hace cuatro años, sabiendo lo que ahora sabes sobre ti y tu experiencia?


Laura - ¿Sabes qué? Esta es una pregunta difícil y es difícil responderla. Empezaré diciendo que lo que sea que me dijera a mí misma, no tendría mucha importancia de todos modos. Estaba muy encerrada en mi propio mundo y totalmente descarrilada de la realidad. Sin embargo, si ahora, desde esta perspectiva, tuviera que pararme frente a mí misma y decirme algo, sería un cliché total, que, desafortunadamente, a menudo tiene razón, como: 'No puedes ni imaginar lo genial que irá todo, que serás feliz y que lo haras, chica.


Kasia - ¿Te darías un abrazo?


Laura - Ah sí. Un abrazo muy fuerte. Y creo que lloraría conmigo misma. Lloraría, me acariciaría la cabeza y diría que todo saldrá bien y que todo pasará.


Kasia - ¿Crees que te creerías?


Laura - Estoy convencida de que no. Y probablemente estaría enfadada conmigo misma.


Kasia - Nos enfadamos cuando otras personas nos dicen: 'estará bien' o 'el tiempo curará las heridas'.


Laura - Si. Es por eso que estaría enfadada conmigo misma y no sería capaz de decirme nada sabio. En pocas palabras, estaría conmigo tanto como fuera posible.


Kasia - ¿Y dime qué apoyo necesitas ahora y qué aprecias en las conversaciones sobre K.?


Laura - Todavía me apoya mucho y necesito personas que estén relacionadas con K. Sus amigos, toda la familia, hermana, padres siguen siendo muy importantes para mí. Esta relación con ellos ha evolucionado, porque al principio era la madre de K. o la hermana de K., y ahora funcionan por nombres y yo ya no soy la novia de K., sino que solo soy Laura. Desde que K. murió, necesito mucho contacto con ellos. Recientemente, cuando tenía menos contacto con su hermana o su madre, noté que mi estado de ánimo relacionado con el duelo empeoró. Vuelve el anhelo y muchos pensamientos o sueños sobre K.


Me ayudaría mucho también, pero esto no sucede muy a menudo, si alguien me preguntara sobre él y yo pudiera hablar de él. Recientemente, participé en un documento de duelo y en algún momento me pidieron que hablara sobre él, cómo era, qué le gustaba, etc. Sentí mis ojos abrirse y brillar, y comencé a hablar de él con pasión y una sonrisa. Lo necesitaba mucho porque nadie me pregunta sobre esas cosas.


Kasia - ¿Qué te ayudó en los peores momentos tras su muerte?


Laura - Resultó que había muchas de estas cosas. Durante el primer mes, pasé mis días con su familia y amigos. La casa de su hermana era un lugar lleno de personas. A su funeral vino gente de otras ciudades y pasaron por su casa, y yo estaba allí. No conocía a todos, pero me abrazaban mucho y eran muy comprensivos. No siempre quería hablar con ellos o sabía qué decirles, pero estaba en un lugar donde había gente que conocía y amaba a K. y eso era suficiente para mí.


Llegaba allí por la mañana y a las 10 de la noche regresaba a casa, luego tomaba unas pastillas para dormir y me dormía. Al día siguiente de nuevo me despertaba y me iba a la casa de la hermana K. Al principio fue un poco raro. No nos conocíamos mucho, entonces un día le pregunté: 'Oye, ¿puedo venir mañana?' Y ella respondió: 'Sí, sí, ven.' Después de un poco de tiempo le dije: 'Vengo todos los días aquí pero no sé si te parece bien' y ella dijo: 'Laura, te lo ruego'. ¡Ven todos los días! Estoy tan feliz de que vengas’. Creo que ella lo necesitaba tanto como yo.


También me atraían sus amigos. Tuve más contacto con algunos y menos con otros, pero después de su muerte me hice amiga de todos, de repente, nadie sabe cómo.


Escribir siempre ha sido muy importante para mi. Desde que recuerdo, siempre he escrito algo, un diario, poemas, letras de canciones. En muchos momentos difíciles, simplemente escribí cualquier cosa. No lo hacía para que alguien lo leyera, lo hacía porque me ayudaba. Al principio del duelo, le escribí cartas. También escribí toda nuestra historia desde que nos conocimos. No escribí todo hasta el final. Estaba atascada en el punto final, que estaba muy fresco y no pude superarlo. También abrí una cuenta de Instagram donde me escribía cartas. Entonces escribí cartas a K., cartas a mí misma, escribí sobre nuestra historia, mientras tanto escribí más historias. Como ves, escribía tanto. Cuando no podía estar con nadie, lo cual era dramático para mí, entonces escribía.


También viajaba mucho.


Kasia - ¿Sola o con alguien?


Laura - Nunca sola. Yo no estaba haciendo nada por mi cuenta. Solo viajé con mis amigos.


Soy religiosa, así que en los momentos críticos rezaba para sobrevivir. También tenía muchos pensamientos suicidas reflejados en un deseo grande de dejar el mundo. Pero me di cuenta de que si me hubiera suicidado, habría dejado al menos a 10 personas en la misma situación que estaba yo en ese tiempo. Estaba sufriendo tanto y sintiéndome tan mal que realmente no quería que nadie en el mundo pasara por lo mismo que yo. Eso fue probablemente lo único que me distrajo de esta idea.


Kasia - ¿Tenias alguien con quien pudiste hablar sobre tus pensamientos suicidas?


Laura - Fui a terapia. Había ido a este terapeuta para una terapia de grupo antes, y después de su muerte resultó que ella era viuda y me sugirió que fuera a verla gratis. Fui a ella gratis durante un año. Diciendo la verdad, me cayó del cielo. Fue muy bueno que me conociera a mí y a mi historia, y tuve una relación sólida con ella. También fui a un psiquiatra y tomé medicamentos. Entonces, como puedes ver, se han acumulado muchas cosas que ayudaron.


Kasia - Me alegra que no estuvieras sola con tus pensamientos suicidas y que te hayas dado espacio, con tu terapeuta y psiquiatra, para poder hablar de ello.

Laura - Ya aprendí que si no hablas de problemas, no es mejor. Se pone aún peor. Incluso cuando es difícil, vale la pena hablar de ello.


Kasia - ¿Y qué preguntas de los demás, en el contexto de apoyo, agradecerías?


Laura - '¿Cómo te puedo ayudar?' Y yo decía: 'No sé'. Pero el mero hecho de que alguien pregunte es mucho para mí. Al comienzo del duelo no sabía cómo alguien me podía ayudar, no sabía cómo ayudarme a mí misma y hasta ahora a veces no sé cómo hacerlo, pero el solo hecho de que alguien pregunte por eso significa que quiere ayudar y hay cierta disposición para apoyar.


'¿Cómo puedo apoyarte?' '¿Puedo hacer algo por ti?' 'Oye, ¿tal vez nos encontremos?' 'Estaba pensando en ti, ¿cómo te sientes?'. El hecho de que alguien se diera cuenta de que estoy sufriendo y que no soy invisible, era muy importante para mí. Tal vez no hice que otras personas sintieran que lo necesitaba, pero en retrospectiva, puedo ver que así fue.


Kasia - Me gustan estas preguntas porque no sugieren que hay que arreglar tu situación, sino que muestran, como tú misma dijiste, una voluntad de apoyo, aunque no necesariamente se sepa cómo hacerlo.


Laura - Sí, exactamente. Estas preguntas no son imponentes, dan espacio y una elección. No son consejos inútiles que se suelen dar, como: 'Corre' o 'Sonríe'.


Kasia - ¿Qué no se debería decir a las mujeres jóvenes cuyas parejas han muerto?


Laura - 'Ya encontrarás a alguien más'. Esta pregunta suscita mil pensamientos y preguntas de los que la persona que dice esta frase no es consciente. Primero, me recordó que él no estaba aquí y que yo no estaría con él. El hecho de que tengo que buscar a alguien más, establecer una relación desde el principio y que alguien más estará allí en absoluto. Yo no quería encontrar a nadie, quería que él estuviera aquí.


'Él querría que fueras feliz'. Entonces pensé: 'No, no lo querría. ¿Cómo sabes lo que le gustaría? Él no está aquí y no podemos preguntarle'. Esta pregunta inmediatamente me hacía pensar que me gustaría preguntarle, pero no puedo.


‘Él está bien en el cielo ahora'. Mi respuesta: 'Bueno, no está porque yo no estoy allí con él. Si yo estuviera ahí, él estaría feliz, pero no lo está porque estamos separados. E incluso si él es feliz allí, ¿y qué si yo no lo soy?' Pero después la idea de que él estaba en un lugar feliz comenzó a ser muy importante para mí. Aparecía con frecuencia en mis oraciones y en mi comprensión de la vida y la muerte.


Así que las frases que mencioné son las prohibidas. Quieren ser buenos, pero hacen que los pensamientos vayan por el camino equivocado.


Kasia - Recientemente me dijiste que cuando quisiste apuntarte a un grupo de apoyo para viudas, le preguntaste a la persona a cargo si calificas, porque no eres viuda. La viuda describe a la mujer cuyo esposo murió, y en polaco no tenemos un nombre con el que podrías identificarte después de que tu pareja muriera. Me pregunto si la falta de nomenclatura y tal falta de consentimiento sociocultural para ser viuda te afectó en alguna medida.


Laura - Recuerdo que cuando estaba en este retiro para viudas, envidiaba a todas las mujeres que eran las viudas. Sufrieron tanto que quedaron viudas, y yo deseaba tanto que me llamaran una viuda. Me encantaría ser esposa, pero en la situación en la que me encontré, para mi la viudez estaba asociada al privilegio de casarme y ser esposa. Más tarde dejó de molestarme de alguna manera, cuando por suerte no tuve que ocuparme de las cosas administrativas después de la muerte de K.


Porque no quedé viuda, lo asocio a un privilegio. Yo no era viuda ni esposa. Cuando digo que mi novio murió, la gente dice: 'Lo siento, no se nota'. Y cuando muere un marido, la gente suele decir: 'Oh, eso es terrible' y a la gente parece importarle más. Esto fue bastante difícil para mí, aunque yo me llamaba una viuda y me sentía como una esposa.


Kasia - En tu cuenta de Instagram en una de tus publicaciones mencionaste un tema extremadamente importante y raramente discutido: el sexo y las nuevas relaciones en el contexto del duelo. Me diste permiso para hablar de eso hoy. ¿Cuáles son sus reflexiones sobre este tema y la historia detrás de esta publicación?


Laura - Tuve la suerte de que el proceso de abrirme a los otros hombres fue muy lento, totalmente en sintonía conmigo misma. Inmediatamente después de la muerte de K., mi libido estaba muy alta. Necesitaba tanto la cercanía, los abrazos y el físico, y tenía muchas fantasías sexuales con él. Tenía muchas ganas de acostarme con alguien porque la tensión sexual era alta, pero estaba totalmente bloqueada por mi cabeza.


Al principio, decidí que no me acostaría con nadie. Seré fiel a mi prometido hasta el final, y que nunca más volveré a estar con nadie. Pero llegó un momento en que empezó a hacer calor durante la primavera y el verano, y el tiempo soleado de alguna manera siempre nos abre a otras personas. Tenía un amigo que conocía a K. y me apoyaba mucho. De alguna manera resultó que comencé a pasar mucho tiempo con él y después de un tiempo sentí una especie de tensión. Era mi amigo, por lo que generalmente no era una sensación buena, pero recuerdo que pensé que sería bonito si pudiera abrazarlo como un hombre y no como un amigo. Le escribí al respecto y sucedió. Lo abracé. El sabía exactamente en qué situación me encontraba, sabía que no quería tener sexo con él y que no estaba lista.


El primer acercamiento mujer-hombre fue difícil para mí. No me comporte necesariamente amable con la otra persona. Durante las próximas cercanías, tuve pensamientos de que estaba engañando a K. El siguiente pensamiento fue: 'Oye, pero él no está aquí. Si él estuviera aquí, no tendría que hacerlo'. Entonces me enojé con él porque no estaba allí. Fue muy difícil para mí lidiar con eso. Cuando alguien me tocaba, pensaba que K. debería tocarme a mí, no a esa persona, lo que inmediatamente provocó una especie de barrera e imposibilidad de acercarme a otra persona. Cada toque íntimo provocó una gran multitud de pensamientos relacionados con K.


Kasia - Solo puedo suponer que probablemente también hubo algunas comparaciones.


Laura - Por supuesto. Más similitudes, más me gustaba alguien. Pero creo que es natural que nos gusten características de carácter similares.


En mis primeras relaciones con los hombres, me sentía como si estuviera pasando por algún tipo de iniciación sexual. Con el primer hombre, sólo me permití besar. Cuando estaba demasiado cerca, me ponía rígida y no podía seguir haciéndolo. Pero mis dos primeras parejas sabían de mi situación. Sabían que era mi primera vez, que tenía muchas ganas pero tenía miedo y que podía llorar o gritar. Me ayudaron a superarlo juntos, aunque fue difícil, pero eso era lo que necesitaba.


Solo pude acostarme con alguien año y medio después de la muerte de K. Fue con un amigo que había conocido antes y que él mismo estaba de luto por la muerte de su madre. Tuvimos un comienzo conjunto. Recibí mucho apoyo de él a pesar de que lloré después de tener sexo. Y me ayudó a abrirme mucho. Después de esto, todo fue mejor.


También hay momentos en que la cercanía con los demás me acerca a la presencia de K. y aumenta mi anhelo por su tacto, que no hay ni habrá. Pero tuve que aprender tantas cosas, así que aprenderé a lidiar con esto también. Ahora, en esta etapa del duelo, quisiera intentar entrar a una nueva relación, pero es difícil para mí, aunque han pasado cuatro años desde su muerte.


Kasia - Gracias por compartir conmigo una experiencia tan íntima.


Laura - Te conté mi experiencia porque así lo manejé y tengo la impresión de que fue la mejor opción para mí.


Kasia - Me alegra que hayas tenido la oportunidad de experimentar y aprender sobre este nuevo tema a tu manera, sin obligarte a hacer nada ni hacer nada en tu contra. Observo en ti curiosidad y ternura sobre cómo has lidiado y sigues lidiando con la muerte de K.


Laura - K. me enseñó esto. Era muy cariñoso y no criticaba nada de lo que hacía. A veces innecesariamente, pero tal como lo recuerdo ahora, es más fácil para mí ser sensible conmigo misma.


Traducido de polaco por Kasia Borowczak

La corrección: Lorena Lopéz Balsalobre

 

Laura Kwiecień en su cuenta de Instagram @nie.spie.wiec.jestem comparte y habla de su experiencia de duelo.

bottom of page