top of page
Post: Blog2 Post
  • Foto del escritorKasia Borowczak

Conversación con Zora de Eslovaquia

Kasia - Sé que estar presente en la enfermedad de tu madre fue muy importante para ti y te ayudó a superar su muerte. ¿Qué recuerdas de este período y qué fue lo más importante y lo más difícil para ti?


Zora - Para mí lo más importante cuando alguien está muriendo es estar con esa persona. Por supuesto, es horrible cuando alguien muere debido a una enfermedad terminal, pero desafortunadamente, muy a menudo esto no se puede cambiar o revertir. Lo que uno puede hacer es acompañar a esta persona y ayudarla a superarlo. Además de ser la persona más cercana a un moribundo, también tienes que ser su cuidador, cocinero, amo de llaves, conductor y una persona que básicamente se ocupa de todo. Yo lo llamaría, el último y completo paquete de atención, paciencia y amor ...A nuestra madre le diagnosticaron cáncer de páncreas con un pronóstico de solo tres meses de vida. Qué choque, ¿verdad? Vivió otros once meses. Luché hasta el final buscando algunas opciones de tratamiento alternativas, pero con este tipo de cáncer es como luchar contra un monstruo ...Recuerdo bien cuando un día fui con mi madre a un chequeo médico y leí entre muchas otras cosas en el informe que recibimos después de la consulta 'El paciente todavía se está pintando los labios'. Las dos pensamos, porque mi madre también leyó el informe, que era extraño e irrelevante incluir esta información en un informe médico y no entendimos bien porque lo escribieron allí. Después de su muerte, me acordé de este día y me di cuenta de que estaban sorprendidos de que, a pesar de su estado crítico, todavía se cuidara a sí misma. Probablemente lo más difícil para mí fue verla tan débil y tan delgada pero por otro lado estoy muy feliz de haber podido estar con ella, ya que en ese momento estaba en el mismo país y no tenía otros compromisos.


Kasia - La semana pasada tu madre habría cumplido 70 años. ¿Podrías decirme cómo pasaste ese día y cómo te sentiste al celebrar su cumpleaños?


Zora - Decidí hacer una carta de cumpleaños para ella y la publiqué en Facebook. Escribí: "Querida madre, hoy es tu gran día, estamos celebrando tus 70 años contigo en el jardín celestial". Mucha gente sabe que venimos de trillizos no idénticos, ya que tengo otros dos hermanos y que mi madre era una persona muy fuerte porque no era fácil cuidar a tres hijos a la vez. El mensaje que quería dar a mi familia y amigos era "Celebremos todos en el cielo, bebamos y disfrutemos porque es el gran día para mi madre". Hablé con mi familia y amigos ese día contemplando cómo se vería ahora con 70 años y cuáles serían sus planes porque imagino que ya estaría jubilada pasando mucho tiempo en nuestra finca. Fue un día hermoso y me alegro de haberle preparado esta carta.


Kasia - Me alegra oír que hayas celebrado y compartido ese día con otras personas. ¿Fue la primera vez que hiciste algo así para su cumpleaños?


Zora - Antes, solía enviar un correo electrónico a algunos miembros de mi familia y amigos el día de su cumpleaños con algunas fotos suyas adjuntas. Pero este año quería hacer algo especial porque habría sido su gran cumpleaños.


Kasia - ¿Qué aprendiste de la experiencia de perder a tu madre y que impacto esta pérdida tuvo a tu actitud hacia la vida? Eres tan positiva, siempre llena de energía. me pregunto si siempre has sido así.


Zora - Creo que desde siempre he vivido mi vida teniendo en cuenta todos sus aspectos tanto negativos como positivos incluso antes de la muerte de nuestra madre. Pero, realmente, todos nosotros, estuvimos en shock cuando descubrimos que le habían diagnosticado cáncer. Era una mujer hermosa, se cuidó y tuvo un estilo de vida muy saludable. Entonces, cuando descubrí que tenía cáncer, lo tomé como un hecho y decidí combatirlo. Para ser honesta, no pensé que fuera a morir. Pensé que ganaríamos. Me quedé en shock un día cuando salí del hospital después de haber pasado un día muy bonito con mi madre y recibí una llamada telefónica de mi tía que me decía: 'Me preocupo por ti porque te estás comportando como si tu mamá estuviera bien. Mis dos padres murieron debido al cáncer y no quiero que estés en shock, pero parece que a ella solo le quedan algunos días de vida '. Cuando escuché esto, me enojé mucho con ella y lloré un poco.


Kasia - ¿Cuántos días después murió?


Zora - No lo recuerdo exactamente. Quizás 2 o 3 semanas después. Pero para ser honesta, ahora sé que tenía buenas intenciones. Quería prepararme para lo peor. Realmente aprecio mucho cuando la gente decide decirme la verdad incluso cuando no es algo confortable. La experiencia de pasar por la enfermedad de mi madre en general fue difícil, pero aprendí mucho de ella. Principalmente aprendí a cuidar a una persona que está muriendo y me volví mucho más fuerte. Después de la muerte de mi madre, puedo lidiar con las crisis de una manera mucho más relajada. Al final del día, uno solo puede aprender a través del dolor, el duelo, la incomodidad y los momentos difíciles. En primer lugar, es parte de la vida y, en segundo lugar, sólo estos momentos desagradables, horribles y oscuros te moldean y te enseñan a ser más fuerte. Y no estoy diciendo ahora que esté bien que mi madre haya muerto. Lo que quiero enfatizar es que me siento orgullosa de mí misma por cómo manejé esta situación y por todas las cosas buenas que aprendí de ella.


Kasia - ¿Tuviste la oportunidad de hablar con tu madre sobre sus actitudes hacia la muerte? Mencionaste que no creías que tu madre iba a morir durante mucho tiempo, pero me pregunto si alguna vez ella quiso hablar de eso.


Zora - No, no hablamos de eso para nada porque pensamos, yo pensé, que todo iba a salir bien. No sé por qué. Me estoy poniendo bastante melancólica ahora.


Kasia - Es bueno sentirse melancólico por estas cosas. Significa que son importantes para nosotros.


Zora - Es interesante porqué seguía pensando que ella iba a vivir. Tal vez me estaba protegiendo de alguna manera para seguir adelante por ella. Así que probablemente fue una mezcla de ingenuidad y lucha, pero realmente no recuerdo todo de este período. Cuidé a nuestra madre durante once meses y fue un privilegio estar allí para ella como su hija y su mejor amiga. Creo que no es lo más importante hablar sobre la muerte con un ser humano moribundo, pero lo crucial es estar ahí antes de que llegue el momento ...


Kasia - La semana pasada dijiste que hoy puedo preguntarte si tienes miedo de morir. ¿Lo tienes?

Zora - Sorprendentemente, no. Si alguien me dijera que solo me quedan 3 meses, me preocuparía por cómo estarán mis hermanos, padre, tíos y cómo van a arreglar las cosas después de mi muerte. Por supuesto que si descubriera que voy a morir pronto, estaría en shock, me arrodillaría y lloraría, pero no tengo miedo del acto de morir. Para ser honesta, ya he preparado todo en caso de mi muerte. Mi hermano sabe qué hacer con todos los asuntos organizativos, escribí todo e incluso le pedí a una de mis amigas que lo ayudara con eso. Es mejor estar preparado porque nunca se sabe lo que puede suceder. Uno puede ser joven, fuerte y saludable y morir mañana en un accidente.


Kasia - Es bueno que seas consciente de eso. Yo también escribí una lista en la que expliqué lo que hay que hacer si muero.


Zora - Al preparar esto, le das a las personas que amas y que estarán afectadas por tu muerte menos estrés y trabajo. Todos debemos ser un poco más responsables de nuestras cosas, incluso si ya no estamos aquí.


Kasia - ¿Podrías contarme un poco sobre tu enfoque cultural hacia la muerte? Se habla sobre este tema en Eslovaquia?


Zora - Para ser honesta, no estoy segura si soy capaz de responder a esta pregunta. Nací en Eslovaquia, soy cristiana protestante y mi abuelo, por parte de mi madre, era sacerdote. Si eres un sacerdote protestante puedes tener esposa y familia. Así que pasamos toda mi infancia con él en su parroquia. Era un hombre muy educado, conocía muchos idiomas y estaba dispuesto a hablar conmigo y mis hermanos sobre todo: la vida, el sexo, la Segunda Guerra Mundial, la gente que no comía durante semanas e incluso la muerte. Pero tal vez fue solo en mi familia. Recuerdo bien que nunca decíamos que era injusto cuando alguien moría, era natural para nosotros que la gente muriera, aunque esto puede sonar horrible.


Kasia - Quizás por esta razón tu acercamiento a la muerte es tan tranquilo.


Zora - Quizás. Algunas personas pueden decir que fue injusto que mi madre muriera. Todavía era joven, hermosa y muy buena, a veces demasiado buena, pero me temo que así es como funciona la vida. Pero eso no cambia el hecho de que sigue siendo mi madre y, por supuesto, la extraño muchísimo. Aunque acepto su muerte, todavía me entristezco de vez en cuando cuando pienso en ella.


Kasia - ¿Y te sientes cómoda hablando de ella con tus amigos?


Zora - Por supuesto. Solo les digo de antemano que me puedo sentir un poco triste, porque sabes que algunas personas pueden agobiarse o no saben cómo reaccionar ni qué decir cuando tu voz comienza a temblar o empiezas a llorar. Soy una de esas personas que incluso llora después de escuchar una buena noticia. Cuando alguien expresa sus sentimientos, es uno de los momentos mas hermosos y liberadores que puede tener.


Traducido de inglés por Kasia Borowczak

La corrección: Lorena Lopéz Balsalobre

bottom of page