top of page
Post: Blog2 Post
  • Foto del escritorKasia Borowczak

Conversatión con Emanuela Castelli de Italia

Kasia - Alberto, tu hermano, murió al inicio de la pandemia. Debido al empeoramiento de la situación en Italia, tuviste la oportunidad de pasar mucho tiempo con él al final de su vida. ¿Qué es lo que más recuerdas de ese período y cómo fue para ti acompañar a Alberto en sus últimas semanas?


Emanuela - Para mí, estar con él fue muy especial, precioso e importante. En cualquier otra situación, no podría haber estado allí con él porque nunca hubiera dejado a mis hijos y a mi esposo durante un período de tiempo tan largo. Ese mes y medio que pasé en Génova con él, por muy tonto que parezca, fue muy bonito para mí. Tengo recuerdos increíbles de ese período y recuerdo cada momento de ese mes y medio con mucho amor y calidez.

Viví con mi hermano en su casa todo ese tiempo junto con su amiga de la infancia Verónica. Cuando Alberto dormía durante el día, porque estaba bajo la morfina, tuve tiempo de visitar la casa de mis padres y hablar con mi madre, padre y tía. Todos tienen más de 80 años. El resto del tiempo, estaba con mi hermano cocinando para él y hablando con él. Lo pasé muy bien con él. Era un buen hombre. Nos reímos mucho. Por ejemplo, cuando le estaba preparando una inyección de morfina, él ponía la música de Pulp Fiction, de la escena en la que estaban tomando drogas. Nos reíamos como locos.


Todas las noches, aunque no estaba permitido debido a algunas restricciones, venían un par de sus amigos y cenábamos juntos. Además, mi hermana Federica, que vivía en un piso arriba de Alberto, venía para ayudar con la fisioterapia y siempre estaba con nosotros. La casa estaba llena de gente y para él era extremadamente importante tenerlos.


Estar con él fue un regalo increíble. Estaba tranquila porque sabía que mis hijos no tenían que ir a la escuela y mi esposo podía estar con ellos porque trabajaba desde casa. Gracias a eso, pude concentrarme completamente en estar en Génova, con Alberto y mis padres.


A veces me siento mal y triste, porque sé que durante ese período muchas personas en Italia murieron solas debido al COVID-19 y, al mismo tiempo,yo tuve la oportunidad de estar con mi hermano.


Kasia - Dijiste que os reísteis mucho durante ese tiempo. ¿También tuviste la oportunidad de preguntarle si sabía que estaba muriendo?


Emanuela - Es la pregunta que me hago casi todos los días. Creo que cuando estás a punto de morir, lo sabes, pero algo en tu mente intenta decirte que no es verdad.


Por ejemplo, él tenía tanto miedo de COVID-19 que nos compró unas mascarillas y en ese período no se las pudo encontrar por ningún lado. Me decía: "Por favor, lávate las manos antes de venir aquí y ten cuidado porque tengo que hacer más tratamientos de inmunoterapia cuando mejore". Así que realmente no sé si sabía que se estaba muriendo, pero supongo que sí.


Kasia - ¿Entonces no tuviste una conversación al respecto?


Emanuela - Mi hermano siempre en su vida fue muy hermético. Fue difícil hablar con él sobre su vida personal y nunca me preguntaba nada sobre la mía. Todos los días, sobre todo durante las últimas semanas, me preguntaba "¿Tengo que decírselo?", pero creo que si realmente quieres saber y estás listo para saber, preguntas. Si no quieres enfrentarte a la verdad, no preguntas. Esta era la explicación que me estaba dando.


En varias ocasiones le dije: 'Sabes que estoy aquí para cualquier cosa'. Para mí estaba claro que quería decirle que era lo suficientemente fuerte si él quería preguntarme algo. Siempre respondía que lo sabía. Eso es todo.


Kasia - Pero nunca lo mencionó.


Emanuela - No. Hubo momentos en los que me miraba con seriedad y me preguntaba: "¿Por qué estoy empeorando?". Siempre respondía: "No está recibiendo tratamiento de inmunoterapia en este momento y estás administrandote mucha morfina, por lo que obviamente no estás mejorando. Tenemos que tener paciencia porque la pandemia ha detenido muchos servicios y ahora estás comiendo mejor".


Cuando me dijeron que no le podían ofrecer nada más, ya había pasado un mes desde que no comía nada por las medicinas que tomaba. Cuando cambiaron su régimen de medicamentos por uno intravenoso, su apetito mejoró muchísimo. Todos los días tenía un antojo diferente. Ver a una persona que comía con tantas ganas era muy agradable. Así que durante el último mes y medio en realidad se sintió mejor que durante el mes anterior en el que no estaba comiendo.


Kasia - Eres madre de dos adolescentes y también tienes padres que tienen más de 80 años. Sé que todos han sido profundamente afectados por la muerte de tu hermano. ¿Cómo fue para ti manejar y observar sus emociones?


Emanuela - No pude decir nada a mis hijos mientras estaba con Alberto. Sabían que su tío estaba muy enfermo y yo tenía que quedarme con él hasta que mejorara. Tuvimos una videollamada con ellos todos los días, pero no quería que lloraran mirándolo.


Fue muy difícil con mis padres. Creo que perder a alguien que trajiste al mundo es lo peor que te puede pasar.

Recuerdo muy bien la noche en que tuve que ir a ver a mis padres para decirles que no había más tratamiento que ofrecerle. Decirles a mis padres que todo había terminado fue lo más difícil que he hecho en mi vida. Mis padres tuvieron dos reacciones diferentes. Mi madre, que es muy religiosa, no creía que esto le pudiera pasar a su hijo y estaba completamente consternada. Mi padre tuvo una reacción de enfado hacia mí y empezó a decir: '¿De qué estás hablando? ¿Qué me estás diciendo?'. Luego comenzó a llorar y mi madre se acercó para abrazarlo. Todo fue muy duro.


Kasia - ¿No estaba Alberto contigo en ese momento?


Emanuela - No. Cuando fuimos a Milán para una visita de control, su médico principal no estaba allí porque su madre había fallecido. Había una doctora diferente, a la que había conocido antes, pero no me agradaba en absoluto. Parecía muy fría y sin tacto. Así que cuando la vi me acerqué a ella fuera de la consulta y le pregunté: 'No van a seguir con la inmunoterapia, ¿verdad?'. Ella dijo: "No, lo siento". Le respondí: "No se lo diga a mi hermano hoy. Por favor, dígale que no puede continuar por ahora porque está demasiado débil porque no ha comido durante semanas ”. Y así lo hizo. Alberto estaba realmente preocupado ese día y quería saber cuándo podría tener la próxima sesión de inmunoterapia. Le dije: 'Albi, estás tan débil ahora porque no has comido desde hace un mes. Ahora cambiarán tus medicamentos y verás que te recuperas ”. Y de hecho así fue.


Kasia - ¿Hubo algo que te consolara cuando murió?


Emanuela - Me consoló que muriera y no sufriera más porque en la última semana se deterioró mucho. La última noche fue muy difícil para mí porque el médico dijo que ya no estaba. Ese día comenzó a jadear, ya no era un respiro real. Me pareció que se estaba ahogando y fue terrible ver y escuchar eso. Me estaba poniendo loca a las 4 de la mañana y llamé al médico. Fue muy empática y me dijo: "Sé lo que usted está tratando de averiguar. No sé cuánto va a durar, media hora o un par de horas pero es como llegar a este mundo. Ve a una mujer que está dando a luz a un bebé y está sufriendo. Y no sabe cuánto más tardará. Es un pasaje natural, pero puedo asegurarle que ya no está sufriendo".


Mi madre llamó a las 7:20 por la mañana para ver cómo estaba. Le dije que se quedara en casa mientras él dormía. Realmente no quería que ella viniera y escuchara ese sonido. Cuando colgué, me di cuenta de que ya no había ruido. Fui a su habitación y encontré paz y un hermoso silencio. Estaba muy agradecida esa mañana. Agradecida de que mis padres no hayan escuchado ese sonido.


Kasia - ¿Cómo es tu relación con tus padres ahora? ¿Cómo ha cambiado desde la muerte de Alberto?


Emanuela - Después de su muerte, fue muy difícil para mí volver a mi casa. Me sentí culpable porque sentí que no quería volver a mis hijos y mi esposo. No quería volver pero al mismo tiempo no podía quedarme allí. Ahora, si pudiera, iría a visitar a mis padres todos los fines de semana pero no lo hago porque veo que han vuelto a vivir. Mi padre juega al golf y está muy involucrado en el desarrollo de nuestra organización benéfica y mi madre toca el piano en las iglesias. No sé cómo ha cambiado nuestra relación, pero el vínculo que tenemos ahora es incluso más fuerte que antes.


Kasia - ¿Hablas a menudo de Alberto con ellos?

Emanuela - Probablemente me resulte más fácil hablar de su muerte con sus amigos que con mis padres. Para mis padres probablemente sea demasiado difícil. Pero a menudo hablamos de cómo era antes de enfermarse o de cómo era de niño.


Kasia - Cuéntame más sobre la organización benéfica que estableciste después de su muerte. ¿Por qué decidiste hacerlo y de quién fue la idea?


Emanuela - Al principio fue idea mía porque pensé que mi hermano era demasiado especial para no recordarlo como era. Pero cuando mencioné esto, mi padre probablemente no escuchó lo que dije. Probablemente era demasiado pronto. Casi un mes después, el buen amigo de mi padre dijo: "¿Pero por qué no creamos algo para conmemorarlo?". Y así empezó todo. El caso es que llevar una organización benéfica es muy complicado, pero esta es la razón por la que mi padre que tiene 82 años se levanta todas las mañanas y va al trabajo en su ciclomotor. Así que estamos haciendo nuestro mejor esfuerzo, cada día avanzando un poquito. ¿Por cuánto tiempo? No sé.


Actualmente, estamos en proceso de preparar otra jornada de prevención del melanoma que tendrá lugar el 9 de abril de 2022, próximo al aniversario de la muerte de Alberto. El peor día para nosotros puede convertirse en un día muy importante para muchas personas. Ese día, 5 o 6 médicos, incluída la oncóloga de Alberto, ofrecerán chequeos de lunares gratis en una de las plazas de Génova.


Kasia - No muchas familias tendrían motivación para crear algo tan significativo después de la muerte de alguien a quien amaban. Para mí esto simboliza tu fuerza.


Emanuela - Realmente no lo sé. Creo que, en primer lugar, es una cura para nosotros. Es algo que nos ayuda a curar nuestro propio dolor.


Kasia - Como sabes, hablo con personas de diferentes países para descubrir cómo su cultura o religión ha moldeado la forma en que experimentan su duelo y perciben la muerte. ¿Tu cultura y religión tuvieron algún impacto en cómo has experimentado la muerte de tu hermano? Soy consciente de que su familia es muy religiosa.


Emanuela - Es una gran pregunta y muy individual. Mi madre, que ha tenido una relación íntima con Dios, se sintió traicionada al principio. Estaba muy preocupado porque su fe siempre la ha ayudado a seguir adelante. Tenía miedo de que pudiera perderlo. Noté que mi hermano murió el Viernes Santo, al igual que Jesús, el hijo de Dios y traté de hacerle pensar en eso como una señal de cercanía de él. Esto le devolvió la fe a mi madre.


Para mi es diferente. Cuando murió Alberto, comencé a pensar mucho sobre la muerte y el morir. ¿Qué significa? ¿Quienes somos? ¿A dónde vamos? Mi creencia no es realmente católica, sino más budista, aunque no quiero usar términos con los que no estoy muy familiarizada.


No sé si Alberto está cerca de nosotros, eso es lo que esperamos. Sin embargo, pensar que la vida después de esta vida significa estar cerca de las personas que quedan y guiarlas reduce lo que podría ser la otra vida. Por eso espero que haya algo mucho más grande y hermoso que esto, algo que no podamos entender ahora mismo y que descubriré en un momento en el que pueda volver a abrazar a mi hermano.


Traducido de inglés por Kasia Borowczak

La corrección: Lorena Lopéz Balsalobre

 

Tras la muerte de su hermano, Emanuela Castelli con su familia fundarón la fundación Fondazione Alberto Catselli, cuya principal tarea es concienciar sobre el cáncer de piel. Se puede encontrar más información en el sitio web de la fundación http://fondazionealbertocastelli.it/ y en Facebook https://www.facebook.com/FondazioneAlbertoCastelli



bottom of page